Thursday, July 31, 2014


La valenciana Cecilia Rodríguez Bové gana la

 segunda edición

del concurso Purorrelato de CASA ÁFRICA



En esta segunda edición de Purorrelato se han recibido 374 textos de diecisiete países.

 
 
Casa África acaba de hacer público el fallo del jurado de la segunda edición de su concurso de microrrelatos, Purorrelato, que da por vencedora a la valenciana Cecilia Rodríguez Bové, autora del texto titulado Cazadores. El jurado valoró que este microrrelato transportara al lector a un paisaje casi onírico, la sensibilización medioambiental, el ritmo pausado y el lirismo. Cecilia Rodríguez Bové recibirá un premio de 500 euros y verá su texto publicado a la cabeza de una selección de las obras presentadas al concurso que Casa África editará, en formato libro electrónico gratuito, antes del final de este año.
El segundo premio de este certamen corresponde al salmantino residente en Madrid Isidro Catela Marcos, con el microrrelato Goliat, y el tercero, a la argentino-alemana residente en el País Vasco Greta Frankenfeld, que firma Meditación. En el caso del segundo premio, el jurado basó su decisión en el imaginario evocador y poético, el humor soterrado, la defensa de la diferencia y un sutil homenaje a la literatura hecha en África. En el tercero, resaltó su estructura circular, su contenido sugerente, el simbolismo y la plasticidad. Segundo y tercer premio recibirán un bono regalo de 100 euros para comprar en la tienda online de la librería Canaima. Isidro Catela Marcos recibe el segundo premio de este concurso por segundo año consecutivo.
La segunda edición de Purorrelato se ha saldado con la recepción de 374 textos de diecisiete países, escritos en francés, portugués y castellano. Los microrrelatos han llegado hasta Casa África desde diferentes puntos del territorio español y desde países como Perú, Ecuador, Colombia o Argentina, en el continente americano; Portugal, Alemania o Francia, en Europa, y Camerún, Burkina Faso, Uganda, Mozambique o República Democrática del Congo, en África.
Purorrelato nació con el objetivo de incentivar la creación literaria que nos anime a sentir y pensar sobre África y que muestre sus distintas realidades, siempre desde la perspectiva del acercamiento al continente y el alejamiento de estereotipos y clichés. La convocatoria arrancó el 1 de abril y finalizó el pasado 1 de julio. En el jurado participaron escritores y académicos como Felisa Rodríguez Prado, María Jesús Alvarado Benítez, Teresa Iturriaga Osa, Francisco Javier González García Mamely y Oswaldo Guerra Sánchez. El certamen se celebró por primera vez el año pasado, ocasión en la que el primer premio fue a parar a otra escritora, María del Mar Horno García.
 
 
 
 
CASA ÁFRICA
Las Palmas de Gran Canaria 
 

Foto/ T. Iturriaga
 

Thursday, July 24, 2014


CUENTOS AFRICANOS

Los niños de cera


Traducido por Teresa Iturriaga Osa





     Cerca de las colinas del Matopos vivía una familia cuyos hijos estaban hechos de cera. La madre y el padre eran exactamente iguales que el resto de la tribu, pero por alguna razón, su prole resultó ser de cera. Ahora bien, aquello que en principio fue motivo de gran tristeza para la pareja –¿quién habría puesto tal marca en su descendencia?-, se fue convirtiendo en una situación normal a medida que iba creciendo un profundo amor hacia sus hijos.


 
     En verdad, a los padres no les costaba ningún esfuerzo amar a sus pequeños. Otros podrían estar peleando hasta llegar a olvidar sus deberes, pero los niños de cera eran siempre responsables y nunca luchaban entre sí. Además, eran tan buenos trabajadores que un niño de cera era capaz de realizar el trabajo de dos o más niños corrientes.

 

     El único problema que daban en el poblado es que no se podía hacer fuego cerca de ellos. No les quedaba más remedio que trabajar de noche, porque de día se derretirían por el calor.
 
     De modo que su padre les construyó una cabaña oscura sin ventanas para resguardarlos del sol. Durante el día, ningún rayo podía penetrar en la oscuridad de aquella choza y así los niños de cera estaban a salvo. Y una vez que el sol se ocultaba, salían de su vivienda y comenzaban a trabajar, atendiendo los cultivos y vigilando el ganado de igual forma que lo hacían los otros niños a plena luz.
 
     Uno de los niños de cera, Ngwabi, siempre imaginaba las cosas que ocurrían durante el día. “Nosotros nunca sabremos cuál es la apariencia del mundo”, les decía a sus hermanos y hermanas. “Cuando salimos de nuestra cabaña, todo está tan oscuro que casi no se ve nada”.
 
     Sus hermanos sabían que era muy cierto lo que decía, pero asumían que nunca podrían saber cómo era el mundo en realidad. Se contentaban con tener otras cosas que el resto de los niños no tenían. Sabían, por ejemplo, que los otros niños tenían miedo, mientras que ellos nunca habían experimentado el dolor, y, por ello, se sentían muy afortunados.
 
     Sin embargo, el pobre Ngwabi seguía suspirando por ver el mundo. En sus sueños, divisaba las colinas en la lejanía y observaba las nubes que venían cargadas de lluvia. Vio los senderos que conducían hasta allí a través de la maleza y deseó seguirlos con toda su alma. Caminar de noche por aquellos caminos era algo que un niño de cera nunca podría hacer... Era demasiado peligroso.

 
     Pasó el tiempo y, a medida que crecía, el deseo de Ngwabi de ver el mundo iba en aumento desde el mismo instante en que el sol hacía su aparición. Finalmente, su deseo se hizo irrefrenable. El chico no podía más. Hasta que un día salió corriendo de la cabaña cuando el sol lucía en lo más alto del cielo y todo brillaba a su alrededor. Mientras, sus hermanos le chillaban e intentaban agarrarlo para que no saliera de casa, pero no pudieron detenerlo. Y Ngwabi se marchó.
 
 
***
 
 
[Alexander McCall Smith, “Children Of Wax”, del libro The Girl Who Married A Lion, una recopilación de cuentos tradicionales africanos de Zimbabwe y Botswana. Canongate Books, Ltd, Edinburgh, 2004, pp. 49-51.]

 

Saturday, July 19, 2014


RESEÑA
 
El cielo es azul, la tierra blanca, novela de Hiromi Kawakami.
 

 

Por Teresa Iturriaga Osa


En la lectura de la novela El cielo es azul, la tierra blanca, de Hiromi kawakami, constatamos que el tema de fondo es la revisión de la vida y la muerte; la diagnosis de la existencia con una mirada distante y serena, sobre un observatorio privilegiado, el amor entre dos personas de edad y trayectoria vital muy diferente, desde donde la autora divisa las constelaciones humanas. Este acercamiento entre dos seres que se atraen nos obliga a la inmersión en el vasto océano de la incertidumbre que siempre acompaña al ser humano en su crecimiento.

Puede afirmarse que la novela es muy zen, porque se establece un viaje de regreso hacia ese centro de uno mismo que quizá conocimos en la niñez, esa intensa estación de nuestra vida que termina por olvidarse en el cansancio de los años, en ese ir y venir por los laberintos del mundo. Por ello, la novela nos habla de la memoria de lo genuino, en la recreación de un mundo más bello y más sincero. La autora incide especialmente en ese punto, allí donde la punta de flecha toca de lleno el corazón y el plexo del ser humano. En ese sentido, la literatura de la autora se hace intensamente femenina y nos lanza preguntas sin respuesta para que vayamos ordenando nuestro mundo de creencias.


El tiempo en la novela


No deja de ser extraño el tratamiento que hace la autora del tiempo. No es lineal, parece una nebulosa intemporal, como si el reloj se hubiera detenido y los lectores estuviéramos sentados al lado de los protagonistas, observándolos desde una mesa de la taberna donde coinciden al azar, bebiendo sake y comiendo con ellos. Y allí, en silencio, nos deja sin aliento, como voyeurs, observando sus torpezas en el acercamiento amoroso, los pasos a ciegas que uno y otro dan hacia la confianza mutua. No en vano, Tsukiko significa “Confianza”. Al fin y al cabo, la cronología de los hechos es lo que menos importa cuando nos visita la intensidad, es decir, el amor. Entonces, el otro se convierte en nuestro espejo, en la puerta que a través de un amor verdadero nos ayuda a abrir nuestro propio umbral interior. El otro es la llave que nos hace pasar de una prisión de “ausencia” a un bellísimo paisaje de “presencia”.

La peculiar narrativa de Hiromi Kawakami -a veces muy cercana a una prosa poética sublime-, nos retrotrae transportándonos a la voz de nuestras experiencias primeras. Tsukiko es una mujer que no quiere dar el paso a la madurez y sus reacciones son de una adolescencia enfermiza y conmovedora. No encaja en ninguna parte porque, a pesar de su edad -treinta y ocho años-, sigue siendo una niña extrovertida, pero muy imprudente e indecisa... No obstante, ella misma reconoce que esas características ya no son una virtud natural, sino todo lo contrario, porque no tiene edad para mantener ese comportamiento y debe dar un paso hacia delante hacia la madurez de la responsabilidad sin perder la identidad y la frescura. También es evidente que la relación con su madre lleva consigo una sombra de elementos hostiles, por la misma de fuerza de la relación de amor-odio que les une. De alguna manera, en la novela hay gestos de reparación de esa latente hostilidad de Tsukiko -y eso se aprecia perfectamente en el capítulo en el que le ayuda a preparar su comida favorita- hacia una madre que está, en cualquier caso, antes de todo, y es amada por encima de todo. Da la impresión de que ese monólogo interior a modo de confesión de Tsukiko hacia su madre le ayuda a convivir con los elementos contrastados que le atraviesan el alma. Así, la autora nos enfrenta, a través de todos sus personajes, con esos aspectos de nuestra personalidad -dignos de mención- que hemos tenido que desarrollar en la corriente del mundo como sombras necesarias en nuestra identidad madura. No obstante, insiste en esa aceptación de la sombra como habilidad consciente del ser humano. Kawakami nos muestra que el dolor compartido se supera mejor, por ello, el profesor Matsumoto no esconde sus fracasos, su pasado de soledad y abandono. De ahí la metáfora de la colección de teteras que conserva en casa. La memoria consciente, esa gran paradoja, es el mejor antídoto contra el dolor que despierta a sus larvas en medio de la noche.

Y si nos detenemos en Matsumoto, es porque él representa el símbolo de la coherencia personal, él es el testigo de una carrera de obstáculos que se prolonga a través de la lealtad a sus ideas. Es un referente de maduración personal, como también lo son quienes han llevado adelante el compromiso de su literatura con su propia ética individual y social, entre otros, los poetas japoneses, presentes en la novela a través de las alusiones de la compleja red intertextual (Basho, Seihaku Iraku, poetas de haikus). El mundo narrativo de la autora está constituido por transformaciones, sorpresas, silencios, aromas y sabores, alucinaciones... Pura poesía.

Por otro lado, la figura de Tsukiko extiende sus implicaciones a un nivel que sobrepasa el personaje literario y estético, porque nos presenta la imagen de la mujer japonesa a caballo entre la tradición y la modernidad en plena lucha por encontrarse a sí misma. Analicemos un poco por encima el perfil de Tsukiko: casi cercana a los cuarenta años, en una edad crucial. Se trata de un salto en el proceso de su personalidad de la adolescencia a la madurez psicológica. No quiere ser domesticada ni castrada. Precisamente, los personajes de esta novela nos lanzan a la búsqueda del centro personal a través de la autenticidad. Los amantes quieren mostrarse como son, sin dobleces, todo lo contrario a la obediencia ciega y el sometimiento de una pasión que los anule y los haga dependientes. Normalmente, no se nos educa para las relaciones amorosas y nos pasamos la vida buscando una media naranja, buscando en el otro lo que nos falta, pero nos equivocamos demasiadas veces de esquina y de abrazo, porque el otro nos arroja fuera de nuestro propio eje. Por tanto, en esta novela no encontraremos el amor apasionado de un flechazo, la autora nos quiere hablar de otra cosa. Es un estado de compañía en el que intervienen el azar, el juego, la libertad, el respeto, el recuerdo, el aprendizaje compartido. Un estado en el que a veces ni siquiera es necesario hablar y contagiarse los temores o las dudas, es un andar, andar y andar. Mientras tanto, en el camino sucederán muchas peripecias, sensaciones, obstáculos necesarios para avivar los colores del bosque, pero lo importante de ese viaje es no forzar, no buscar el provecho personal, sino estar presentes. Un yo junto a otro yo oyéndose la respiración como en una sala de meditación zen, sentados en cojines separados, suspendida la mirada sobre el ikebana en un silencio compartido. En El cielo es azul, la tierra blanca -título de una canción japonesa-, se pueden leer hasta los silencios. Y diría más: se pueden llegar a sentir y tocar. Por eso, esta novela nos enseña a buscar el amor que nos permita desarrollar el ser que somos. Es un grito de independencia y libertad.

Hiromi Kawakami filtra en la novela los datos más objetivos de la realidad y mezcla los elementos de ficción sin alejarse de la verosimilitud de la vida cotidiana. Como decía Galdós en La sociedad presente como materia novelable (Discurso de entrada en la R.A.E. 1897): “Imagen de la vida es la Novela, y el arte de componerla estriba en reproducir los caracteres humanos, las pasiones, las debilidades, lo grande y lo pequeño, las almas y las fisonomías, todo lo espiritual y lo físico que nos constituye y nos rodea, y el lenguaje, que es la marca de raza, y las viviendas, que son el signo de familia, y la vestidura, que diseña los últimos trazos externos de la personalidad: todo esto sin olvidar que debe existir perfecto fiel de balanza entre la exactitud y la belleza de la reproducción". Kawakami es una escritora que cuida el detalle, retrata minuciosamente las cosas sencillas que suceden dentro y fuera de los personajes principales de esta historia de amor tan especial y diferente. Todo lo que percibe, de algún modo lo escribe. Puede apreciarse en los capítulos donde armoniosamente va dibujando los trazos de la casa del profesor, el jardín de cerezos, la elaboración de las comidas, el bosque de las setas, el paisaje.... Se recrea así la autora en el detalle y la descripción de una forma natural, pero a la vez, subyugante, porque a su manera, nos lleva de la mano hacia donde ella quiere, anudando cada instante a un final metafórico pleno de enseñanza y sentido vital. Véase, por ejemplo, la narración de la excursión y las manías de la recogida de setas, el accidente de la seta de la risa, cualquier cosa le sirve para llegar a una conclusión reflexiva sobre esa vida cotidiana donde prosperan las relaciones humanas.


Los símbolos como recurso estilístico


No podemos pasar por alto la utilización que la autora hace de los símbolos. Es importante que el lector despliegue su mundo sensorial e imaginario a través de los personajes de esta novela como un lento camino de introspección. La vía simbólica es el cortejo de las imágenes del yo. La radiografía de los estados anímicos que provocan las historias personales de El cielo es azul, la tierra blanca se acompaña del poder irrefutable de los símbolos. Entre ellos, podemos destacar las setas, las teteras, el sake, las flores del cerezo, las lágrimas al pelar las manzanas, el karma –ligado a la cultura japonesa, budismo y filosofía del Tao-, el maletín vacío, la isla, el tren, etc. Los objetos del profesor son como reliquias que él conserva con celo porque arrastran la intensidad de los momentos vividos. De este modo, el símbolo va transportando al lector hacia espacios interiores, ayudándolo a extrapolar el escenario de una novela japonesa a cualquier otro como un cristal donde mirarse. El enfrentamiento con la búsqueda de la identidad personal no necesita del auxilio de las coordenadas de espacio y tiempo, porque el lector, en su lento camino de reflexión, va trazando sus propias fechas y ante su memoria desfilan los nombres, los rostros y los lugares que identifica sin dificultad consigo mismo. Por ello, no se añora la descripción excesiva de paisajes externos, porque una vez sumergidos en ese estado de abismamiento psicológico, no queremos ser molestados, para penetrar en el silencio y la soledad, que es el estanque donde se lavan nuestras tristezas y decepciones, para digerir lo que somos y lo que no somos, mirándonos de frente y a la cara. Ahí sobran las palabras y los adornos.


El núcleo duro... la relación


Ciertamente, esta novela es reflejo de la mutación que se está produciendo en las relaciones de pareja como consecuencia de un nuevo modo de ver el mundo. Matsumoto, introvertido, prudente, discreto en su virilidad, atrae a Tzukiko sin muchas estrategias de seducción amorosa, él vive a su manera, conserva los patrones educacionales del tiempo antiguo. Su alumna Tsukiko es su enlace con la modernidad. Ella exhibe su falta de madurez desde lo espontáneo, es decir, desde el presente, abiertos los sentidos, en plena fase de cambio, en una especie de rito de pasaje de la niñez a la edad adulta y su profesor Matsumoto es quien le da la iniciación. Se observa que en sus diálogos hay una pared que el Maestro no quiere hacer desaparecer, como un hielo que le protege de su miedo a dejarse llevar por la corriente de la vida, pero también se aprecia un interés por su parte en comprender esa magia adolescente de Tsukiko (es curiosa la anécdota de la camiseta I love NY, o de su pasión por las maquinitas de juego en la sala de pachinko, por citar varios ejemplos de contraste). En realidad, la relación de los protagonistas es una lucha entre el amor apasionado añorado de la juventud -ese que nos lanza fuera de nosotros mismos y donde tanto nos gustó un día bañarnos y perdernos- y el amor maduro que busca la difícil comunión de dos seres que se abrazan, pero que no quieren disolverse en la nada después de tantos años de experiencias difíciles y dolorosas.

En ese sentido, es especialmente bella la disertación del profesor Matsumoto sobre el matrimonio a propósito de su anécdota sobre la seta de la risa que su mujer se empeñó en digerir como acto de rebeldía, como afirmación de su yo, ya que él mismo reconoce que en el pasado era demasiado rígido ante sus caprichos o manías, cuando afirma: “los sermones eran mi especialidad”. Hiromo Kawakami utiliza este recurso estilístico en varias ocasiones, llevándonos a través de la metáfora a la enseñanza, de la excursión al campo y comer una seta de la risa al fracaso de los detalles de su matrimonio. La autora no nos abruma con largos monólogos filosóficos o morales, sino que a través del diálogo coloquial entre los personajes, nos muestra la experiencia de la vida. Y nos explica que el tsunami de la ruptura conyugal no llega de improviso, sino que la ola va cogiendo altura durante años a fuerza de cansarse mutuamente por falta de flexibilidad y dedicación. Así, poco tiempo después del incidente de la seta de la risa, su mujer lo abandonó. Tenía cincuenta años. En mi opinión, una época de cambios importantes en la vida de un individuo.

Esta didáctica afectiva es una reflexión crucial en la actualidad, cuando muchas parejas siguen encadenándose, intercambiándose la libertad personal de un modo recíproco, para excluir de su vida las relaciones con el resto del mundo mientras se levanta una red de celos y espionaje alrededor del campo de prisioneros donde conviven.

En conclusión, nos encontramos ante una novela excepcional, que contiene todos los elementos necesarios para navegar entre la ficción y la realidad: reflexión, crítica, fantasía, cotidianidad y simbolismo, belleza, poesía, amor. En una época marcada por la frivolidad, Kawakami defiende que hoy más que nunca es necesaria la recuperación del ser humano. Ser fiel a sí mismo desde un compromiso escogido en libertad. Concluye así una novela de enseñanza paciente, que incluye un mundo de valores que va desapareciendo con el ruido y la distracción. Su fin es instruir al lector en el compromiso de una prosa poética cotidiana, libre y espontánea como la joven Tsukiko, profunda y silenciosa como el profesor Matsumoto.


Friday, July 4, 2014

 

MANIFIESTO POR LAS NIÑAS NIGERIANAS

 
 
 
 
 
                   AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA
DON MARIANO RAJOY Y AL MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES DON JOSÉ MANUEL GARCÍA MARGALLO.
 

LAS ASOCIACIONES Y PERSONAS INDIVIDUALES ABAJO FIRMANTES
 

         EXPONEN:
 
         Que un mes después del secuestro de 250 muchachas en su escuela del nordeste de Nigeria por islamistas del grupo de Boko Haram, ninguna de ellas se ha encontrado todavía ni salvado por las fuerzas de seguridad de ese país.
         De todo el mundo es conocido que serán utilizadas como esclavas sexuales y domésticas, vendidas, violadas, transportadas en diversos países para ser prostituidas. Cada día que transcurre para ellas es un día de terror, de sufrimiento, de desesperación.
         Sus secuestradores mientras tanto están en libertad y se permiten difundir imágenes y declaraciones amenazadoras, sin que ni el gobierno de Nigeria ni la comunidad internacional se muestren dispuestos a poner todos los medios para detenerlos,  apresarlos y liberar a las muchachas.
         Es imprescindible que tanto el gobierno de España como el Consejo de Europa, la Unión Europea, el Consejo de Seguridad de la ONU, entiendan que este suceso afecta gravemente a la seguridad y los derechos humanos de todos los ciudadanos del mundo, y que no es en absoluto un suceso aislado cuya competencia es exclusiva del gobierno de Nigeria.
         Si no consideramos que proteger a las niñas y a las mujeres de los secuestros, violaciones y asesinatos de que son víctimas, en el mundo entero, es responsabilidad de todos los gobiernos y ciudadanos democráticos del mundo, no seremos merecedores de asegurar que nuestro país y el continente europeo han alcanzado los estándares mínimos de libertad, igualdad y democracia exigibles.

                   Por tanto,

                   EXIGIMOS:

         Que se movilicen todas las fuerzas de seguridad de la comunidad internacional, como ya lo han hecho en otras ocasiones, para descubrir el paradero de los secuestradores y sus víctimas y proceder a detener a aquellos y liberar a estas.
         Para ello, nuestro gobierno debe ponerse de acuerdo de inmediato con el Consejo de Europa y con el de la OTAN, así como con el gobierno de Nigeria, para establecer un dispositivo de urgencia que proceda a rastrear y perseguir a los terroristas.
         Solamente con la acción demostraremos que España considera el secuestro y venta de mujeres un atentado gravísimo a la libertad y seguridad de los ciudadanos y no un tema de segundo orden al que no se le presta atención.


Madrid, 13 de mayo 2014.


Firmantes:
Plataforma Feminista del Ateneo de Madrid. Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres. Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres. Colectivo Generando Arte. Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas. Federación de Mujeres Jóvenes. Unidad de Igualdad de la Universidad de La Laguna. Fórum de Política Feminista. Asociación Velaluz de Galicia. Asociación Con la A. Asociación de Mujeres de Orihuela Clara Campoamor. STEM Mujeres. Mujeres en las Artes Visuales. COMPI. PPIINA. Enclave Feminista. Mujeres para el Diálogo y la Educación. Federación de Asociaciones de Mujeres de la Comunidad de Madrid. Asociación de Mujeres Supervivientes de la Violencia de Género. Asociación Contra la Violencia de Género y Familiar, Alcoy y Comarcas. Asociación de Madres Progresistas de Alburquerque. Asociación Mujeres Supervivientes en Acción de Cuenca. Unión Sindical/ Madrid Región CC.OO. Asociación de Mujeres de San Fernando de Henares Montserrat Roig. Federación de Asociaciones de Mujeres María Laffitte. Asociación de Mujeres Lanbroa de Bilbao. Partido Feminista de Euskadi. Asociación de Mujeres Hemaitza. Grupo Feminista MAREA. Federación LUNA Andalucía Mujeres Con Discapacidad. Asociación de Mujeres Las Cigarreras. Fundación María Fulmen. Secretaría General PSOE del Ayuntamiento de Vera, Almería. Asociación de Mujeres Clara Campoamor de Coslada. Asociación de Mujeres San Fernando de Henares. Asociación Rural de Mujeres Tiemar de Lanzarote.

Lidia Falcón, Manolo Menor, Pablo Pascual.


Contacto para adhesiones y firmas:
pacto.feminista@gmail.com