Thursday, July 30, 2015

<<A gatas>>

 Teresa Iturriaga Osa
 
 
 
 

 

        De la profunda oscuridad,

gravedad donde escuecen

las lágrimas,

se aprende la medida del silencio,

        imagen tan extensa

como una llanura sin hierba,

derrubio de la muerte blanca, 

        basal presencia

que llega a gatas al corazón

y allí se sienta. 

 

        Una duna de castillos cae a mares

con la espuma fina del tiempo. 

Se conoce de memoria el nombre

de cada duende submarino.

        La tarde no para quieta,

cambia de posición la arena seca, 

aplasta la mojada, llama al pescador 

y oye ruidos de remos.

        Una barca silba el agua...

avanza sin arrugas de rodillas.

 

        Afuera, una atmósfera al contraluz

roza la córnea, viene 

y bombea ese extraño color azul.

        Uno tras otro, el asombro va enlazando 

el talle de las buenas gentes 

que se bajaron los escarpes hasta el pozo,

perforando fisuras con sus voces,

        linternas, farolillos,

una verbena entera con su música...

la vista llena de ilusión.

 

 

Foto / T. Iturriaga Osa

 
 

Tuesday, July 14, 2015


 
POESÍA
 
Teresa Iturriaga Osa
 
 
        Una vez me preguntaron si era posible expresar por medio de la poesía todos los estados emocionales del ser humano...
        Sí, lo creo -respondí-. Incluso el silencio, que es el grado más alto de presencia, se expresa en los saltos de línea, en los puntos suspensivos, en una coma enquistada.
        Para mí la poesía es pura mística, porque cuando sale lo mejor de nosotros, somos poetas.
        La palabra que nace del fondo de la conciencia sabe que hasta la muerte es prolongación de la vida.
 
 
 
 
 

Hiperestesia
 

La poesía es una suerte de enfermedad,
una suerte de dolor de placer de oración.
Súplica a la palabra que nos rescata del desorden
y atrae sonidos aromatizados
en platos orientales
de canela y azafrán.
 
La poesía es sabor a muerte y nacimiento...
nacimiento y muerte...
muerte y nacimiento…
 
Mientras llegan los sabores entre miles de arco iris encerrados
en laberintos donde los conceptos bajan resbalando
la pendiente sin ancla ni asidero…
yo te rezo poesía primigenia
teñida de velos bailas tu danza de fuego
al chocar con las papilas de mi lengua
que-se-deleitan-en-el-placer-de-tenerte-por-un-momento,
como los dioses toman a las amantes,
por sorpresa y sin nombrarse.
 
 
 
Poemario <<Gata en tránsito>>
Ed. Alhulia, Granada, 2011.